OROS PARTIDOS

No es la primera vez que se comparten medallas doradas en los Juegos Panamericanos como hoy ocurrió en el remo. De hecho, en la misma jornada sucedió en la competencia de arzones de la gimnasia. Antes había pasado en otras cinco definiciones, alguna con perfiles bizarros.

Al fondo el festejo argentino; adelante, el abrazo chileno por el oro mutuo.

Al fondo el festejo argentino; adelante, el abrazo chileno por el oro mutuo.

La prueba del dos sin timonel en los Juegos Panamericanos de Toronto fue escenario de una victoria compartida entre los argentinos Diego López y Axel Haack y los chilenos Felipe Leal y Oscar Vásquez. Pero ya había antecedentes de estos triunfos de a dos.

Curiosamente, algo similar sucedió hoy en la prueba de arzones de la gimnasia en la que igualaron el primer puesto el colombiano Jossimar Calvo y el estadounidense Marvin Kimble.

Antes habían habido cinco casos. El primero fue en la prueba de asimétricas de México 1975, cuando igualaron las estadounidenses Ann Carr y Roxanne Pierce. Otra prueba gimnástica femenina, la de viga, fue escenario de idéntica división en La Habana 1991 entre la local Leyanet González y la yanqui Stephanie Woods. En esos mismo Juegos hubo empate entre los varones en paralelas, entre el cubano Erick López y el estadounidense Dominick Minicucci.

El atletismo también tuvo su empate dorado en el salto en alto de Winnipeg 1999 cuando los canadienses Kwaku Boateng y Mark Boswell se impusieron con idénticas series que culminaron en 2,25 metros.

La división de oros más bizarra sucedió en la definición del fútbol en México 1975. Aquel 25 de octubre, el estadio Azteca (con una asistencia de casi 105.000 espectadores) fue escenario del choque entre los juveniles locales (con un floreciente Hugo Sánchez) y los brasileños. Los 90 minutos reglamentarios terminaron 1-1 y hubo que ir al suplementario. Durante el tiempo extra los focos del estadio se apagaron a falta de cinco minutos y el público invadió la cancha, por lo que el árbitro argentino Arturo Iturralde -en plena oscuridad- decidió suspender el juego. Hubo acusaciones cruzadas, protestas y hasta la propuesta de seguir el partido una vez terminados los Juegos. Finalmente no pudo definirse un vencedor y los dos equipos compartieron el escalón más alto del podio.

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s