¿CONSEJERO O REEMPLAZANTE?

Después de liquidar fútbol para Todos, Fernando Marín tiene una nueva misión como embajador itinerante de Mauricio Macri: desde hace cinco meses ingresa de manera discrecional a la Secretaría de Deporte para guiar a Carlos Javier MacAllister mientras analiza el posible reemplazo del Colo. ¿O será él quien lo suceda?

001

Marín logró la privatización de FTP que quería Macri y ahora apunta a SDN.

Fernando Marín es, como en ciertas y añejas organizaciones, un Consigliere de Mauricio Macri. Lo es por edad, por recursos y por kilómetros de ruta recorridos. De hecho, el presidente de la Nación puede agradecerle hasta su segunda esposa ya que la leyenda cuenta que el –por ese entonces- heredero de los grupos Sevel y Socma, se repuso del primer fracaso matrimonial con Ivonne Bordeu gracias a haber conocido a Isabel Menditeguy en el casamiento de la hija de quien por ese entonces era conocido como productor televisivo (Videoshow, Mesa de Noticias y Calabromas) y por su sagacidad comercial (trajo a la Argentina al Chavo del Ocho). La relación comercial había nacido cuando papá Franco contrató a la productora de Marín para las primeras campañas publicitarias locales de Fiat y Peugeot.

Marín ya tenía ligazones con el deporte porque desde la década del 70 era el dueño de los derechos comerciales de los partidos locales de Copa Davis. Y fue una de las voces que escuchó Macri, junto a la de Fernando Niembro, cuando decidió lanzarse a conquistar la presidencia de Boca Juniors, más allá que el tiempo haya separado en dos vertientes a ambos mentores. Si Macri estuvo a cargo de Boca entre su Consigliere también se hizo cargo de un club, pero fiel a su estilo: fue el titular titular de Blanquiceleste SA, la empresa que administró a Racing, entre 2001 y 2006 cuando cuatro años antes de lo pactado le pasó la pelota a Fernando De Tomaso, quien terminaría quebrando la gerenciadora en 2008.

Hombre de negocios, a los 76 años Marín supo qué implicaba ser un empleado del estado cuando gracias al Decreto 41/2016 del 8 de enero de 2016, su protégée lo nombró coordinador del Programa Futbol Para Todos (FTP), con rango y jerarquía de subsecretario de Estado y un sueldo bruto de $94.432 además de compensaciones extras. La promesa de campaña del PRO había sido mantener las emisiones (ver link) pero en los hechos, Marín inició una liquidación del que se confirmó en julio último y que derivó en un plan de privatización por el que (previo pago del Estado a los clubes de u$s 530 millones), habilitó a una compulsa por los derechos que finalmente ganó Fox/Turner por un mínimo de u$s 200 millones garantizados para la AFA por los próximos cinco años.

Tras cumplir la misión, Macri le pidió a Marín que lo auxiliara en otro frente deportivo caliente: la Secretaría de Deporte de la Nación. A partir de enero, y sin un cargo oficial, el empresario es una presencia habitual en la infranqueable oficina del tercer piso del Cenard que ocupa el secretario Carlos Javier MacAllister y uno de los pocos que no precisa la venia de Martina Bartolucci, la encargada de manejarle la agenda al exfutbolista, para llegarse a “tomar un café y aportar mi experiencia”, como le reconoció a OlimpicosArgentinos.com.ar.

No sólo el Colo MacAllister escucha su campechana voz; también los subsecretarios y funcionarios de máximo rango del organismo que administra el deporte nacional porque Marín es uno de los asistentes a las reuniones de gabinete en la que se discuten los temas calientes. La influencia de Marín creció dentro y fuera de la oficina, sobre todo a partir de la denuncia del 33,5% de subejecución presupuestaria que tuvo el área en 2016 (ver link).

-¿Usted está trabajando en la Secretaría?
-No. Al menos no por ahora. No estoy pensando. Dentro de la amistad que tengo con el presidente (Macri), pero sin tener función, ni cargo ni tarjeta.
-¿Usted no está asesorando a MacAllister?
-Soy amigo de MacAllister así que lo voy a ver. He ido a Secretaría, participé de las reuniones de gabinete, le di mi opinión al Colorado sobre diversos temas. Para serle sincero y transparente, si llegara a suceder algo, esto se va a saber.
-¿Qué es lo que puede suceder; un nombramiento oficial?
-Un nombramiento oficial o un nombramiento virtual. Nunca dejé de participar dentro de la relación que tengo con el presidente. Lo hice antes de ser nombrado, lo hice durante la gestión en Fútbol Para Todos y lo sigo haciendo ahora.

Sin querer (¿o sí?), Marín dejó pícando algo que es un secreto a voces. A Esteban Bullrich cada vez le cierran menos no sólo la mala administración del pampeano MacAllister sino su desmedida ambición de ser candidato a gobernador de su provincia en las elecciones del año próximo. Pero el ministro de Educación, con temas más calientes como el conflicto docente, no quiere abrir nuevos focos de tensión. Por eso la continuidad del Colo está garantizada, al menos, hasta que no haya fumata blanca con los maestros. Después, es una incógnita y desde el Círculo Rojo macrista hay quienes postulan a Marín como su reemplazo. Al Consigliere no le seduce demasiado la idea y ya envió su mensaje: si sacan al Colo lo mejor es reemplazarlo por lo opuesto, un funcionario que ya esté dentro del organigrama y conozca las internas de la Secretaría, con pocas aspiraciones personales y que esté consustanciado con el proyecto PRO.

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s