DEPORTES ATRASA 10 AÑOS

Tras la salida de Esteban Bullrich del Ministerio de Educación, la Secretaría de Deporte de la Nación (SDN) dejó de pertenecer a esa cartera y la oficina que lidera Carlos Javier MacAllister pasó a estar bajo la supervisión directa de la Presidencia. Así la SDN retrocede a antes de diciembre de 2007, cuando había logrado espacio propio en el cronograma gubernamental.

000
MacAllister y Peña, en un picado en Olivos.

La salida de Esteban Bullrich como máximo responsable del Ministerio de Educación y Deportes para dedicarse a su campaña como candidatos a senador nacional de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires obligó la llegada al cargo a Alejandro Finocchiaro, quien era hasta aquí el responsable de Educación en el gabinete de Buenos Aires que lidera María Eugenia Vidal.

El cambio no sólo fue de figuritas sino una transformación de fondo en la cartera. Ayer Carlos Javier MacAllister, secretario de Deporte de la Nación, reunió a la tropa en el Cenard y les comunicó las nuevas que ya se comentaban en las oficinas del complejo deportivo de Núñez: la Secretaría dejaba de pertenecer al Ministerio (lo que obligaba a volver a bautizar a la cartera que el 10 de diciembre de 2015 había sido renombrada por pedido del presidente Mauricio Macri) y quedaba bajo el resguardo de Marcos Peña, jefe del Gabinete de Ministros, aunque reportando técnicamente a Fernando De Andreis, secretario general de Presidencia.

Esto marca un retroceso en la capacidad de ación de la SDN que la retrotrae a diciembre de 2007 cuando esta cartera había logrado ser una jurisdicción secundaria dentro del gabinete nacional para constituirse en una oficina con identidad y amplio campo de acción en Bienestar Social (durante los dos gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner) y en Educación en los 20 meses del macrismo.

MacAllister, que ya era monitoreado de cerca por Macri a través del nombramiento de asesor sin cartera del empresario Fernando Marín, amigo personal de Mauricio (ver link), deberá rendir cuentas ahora ante Peña y De Andreis. Con el primero ha compartido asados y picados de fútbol en la residencia de Olivos que nuclean a los miembros del “círculo rojo presidencial”.

El Colo ya había tenido un tirón de orejas a comienzos de año cuando se comprobó que había subejecutado en 2016 $ 392 millones (casi un tercio del presupuesto global) por lo que para este año se le otorgaron $ 1.228 millones, lo que implicó una quita del 6,5%, algo que no ocurría con Deportes desde el crítico 2001. Sin embargo hubo en esta remesa 2017 un guiño al exmarcador de punta ya que se habilitó el inédito Programa 21 de Fomento a Clubes Deportivos y Sociales que le liberó al pampeano $ 292 millones para repartir de manera discrecional y fortalecer su imagen de referente de Cambiemos en las provincias.

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s