LA NATACIÓN HACE AGUA

El diario italiano Gazzetta dell Sport dejó en evidencia la irregularidad administrativa de la Confederación Argentina de Deportes Acuáticos (CADDA) que permitió que Martín Naidich nadara en el Mundial de Budapest pese a registrar un “no negativo” en un control previo. La punta del iceberg de un problema que hunde a la natación.

000

El artículo de la Gazzetta dello Sport

El rumor se había propagado más allá de los límites del natatorio olímpico Madre de Ciudades, inaugurado en Santiago del Estero para albergar a comienzos de mayo el Argentino Open de natación, última oportunidad para conseguir marcas clasificatorias para el Mundial de Budapest: las ásperas discusiones del entorno de Martín Naidich con el personal enviado por la Organización Nacional Antidopaje (ONAD) para realizar los controles de rigor de acuerdo con las normas de la Asociación Mundial Antidopaje (AMA).

El rumor sobre los resultados de ese dosaje creció y trascendió fronteras. Tanto que en las reuniones técnicas previas al comienzo de las competencias de natación en la capital húngara, las autoridades de la Federación Internacional de Natación (FINA) le solicitaron a Fernando Terrilli (presidente de la Confederación Argentina de Deportes Acuáticos, CADDA) la documentación sobre el caso Naidich. La evasiva desde la dirigencia nacional fue que se habían extraviado los papeles.

Ayer, el periodista Stefano Arcobelli, en el prestigioso diario deportivo italiano La Gazzetta dello Sport, puso blanco sobre negro sobre el caso en su artículo “El argentino positivo pero en competencia, agraciado por la lentitud burocrática: FINA espera pero…” (ver link). Allí se explica que Naidich registró un “no negativo” de un esteroide anabolizante pero que el nadador pudo estar en la cita mundialista porque CADDA no tomó ninguna medida y “pateó para adelante” la decisión de presentar las pruebas a la FINA.

El caso Naidich es uno más en la secuencia de momentos que ha vivido la natación local en los últimos tiempos: la retirada del Cenard de media docena de nadadores de la zona de Rosario aduciendo gastroenterocolitis al avisarse la noche previa al inicio del Argentino de 2011 que habría controles; el positivo del rionegrino Gastón Rodríguez en aquel torneo celebrado en diciembre de 2011; la intempestiva salida de Río de Janeiro del mismo Naidich cuando registró sendos récords sudamericanos de 800 y 1.500 metros libre en mayo de 2013, nadando fuera de competencia en el María Lenk brasileño y sin prestarse a los controles solicitados por la Confederación Brasileña, y el positivo del santafesino Martín Carrizo (clasificado a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro) en abril de 2016, al hallárseles trazas de EPO.

Lo más triste de todo es que hoy, mientras la cordobesa Andrea Berrino registró dos récords nacionales en los 50 metros espalda (27s96 en eliminatorias y 27s80 (en semifinales) para terminar entre las 12 mejores del planeta y la posta mixta quedaba a un lugar de la final de la prueba 4×100 estilos, ninguno de los tres dirigentes nacionales se dejó ver por la piscina del Danube Arena para evitar dar mayores explicaciones a la prensa internacional y a la FINA.

ACTUALIZACION
Tres días después de darse a conocer el caso, CADDA decidió cumplir con las normativas internacionales y retiró de competencia a Martín Naidich tras aceptar la existencia de un análisis “no negativo” en proceso.

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s