CALU SIN LÍMITES

En tres días inolvidables, Delfina Pignatiello ganó las pruebas de 800 y 1.500 metros libre y fue segunda en los 400 libre en el Mundial juvenil que se celebra en Indianápolis, una cosecha inédita para la natación argentina. En el proceso, la sanisidrense de 17 años consiguió dos récords de campeonato, tres marcas nacionales absolutas y un primado sudamericano de mayores.

0000.jpg

Hay un pequeño talento en las aguas argentinas que estira lo esperado en cada presentación. Con sólo 17 años, y bajo una notable protección de sus padres y su entrenador Juan Carlos Martín, Delfina Pignatiello se transformó en la figura de la natación argentina en silencio. Tras haber sido finalista el año último en el Mundial de pileta corta en Canadá, esta temporada la sanisidrense no se dejó tentar por la posibilidad de reiterar hazaña en el de pileta larga de Budapest, en julio, y prefirió apuntar al de su categoría, a celebrarse un mes más tarde, en Indianápolis.

Pignatiello nadó con notable solvencia e impuso el ritmo de la prueba en la que competían las nadadoras con las mejores ocho marcas de entrada e impuso el ritmo de la prueba desde el comienzo, haciéndose dueña de la prueba en el primer toque. Brazada a brazada fue devorando metros hasta completar la prueba en 8m25s22, con lo que logró nuevo récord argentino y sudamericano absoluto, además de marca del campeonato. El podio lo completaron la húngara Ajna Kesely (8m30s62) y la española Agueda Cons (8m30s85). La cordobesa Delfina Dini fue 18ª en la prueba con 8m55s88.

Pasaron 48 horas para la segunda cita, en los 400 libre, prueba en la que partía con la segunda marca de entrada entre las 50 inscriptas. Y no defraudó las expectativas ya que tras completar la eliminatoria en tercer lugar con 4m13s42, en la definición mostró su garra para terminar segunda con 4m08s33, nueva plusmarca argentina de mayores, a sólo 1s61 de la vencedora, la magiar Kesely. Bronce para la rusa Anastasia Kirpichnikova, con 4m08s73. Dini había terminado las eliminatorias en la 25ª posición, con 4m24s26.

Hoy, tras haber impuesto por la mañana un récord nacional de categoría junto con Julieta Lema, Guillermina Ruggiero y Delfina Dini en la posta 4×100 libre que quedó décima con 3m57s28, sabía que a la tarde tenía su tercer gran desafío: los 1.500 libre. En la final directa, Calu tomó la punta en la primera de las 30 piletas y mantuvo un paso arrollador hasta llegar a la meta quebrando la barrera de los 16 minutos: 15m59s51, nueva plusmarca nacional de mayores y otro récord de campeonato, para repetir el podio de los 800: Kesely a 16s17 y Cons a 18s33. Dini terminó 14ª con 17m03s27. Así Pignatiello (la máxima esperanza nacional para los Juegos Olímpicos de la Juventud que se realizarán el año próximo en Buenos Aires) cerró una inédita cosecha de dos oros y una plata en un sólo certamen, cifra sólo superada por el cordobés José Meolans, quien precisió de tres torneos ecuménicos de pileta corta para colgarse un oro, dos platas y un bronce.

La jornada tuvo una alegría extra para la delegación ya que Santiago Bergliaffa (que había mejorado el récord argentino juvenil de 200 medley con 2m05s16), hoy superó dos veces el primado absoluto en 400 medley para finalizar sexto, con 4m22s29, a escasos 5s51 de podio.

ERNESTO RODRÍGUEZ III

@EPHECTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s