¿A QUÉ VAMOS A COCHABAMBA?

Se ponen en marcha los Juegos Sudamericanos y Argentina –con una delegación que se preparó con muchas limitaciones económicas– aspira a quedar en el podio de países, aprovechando que Brasil irá con un equipo recortado. Una buena actuación global implicaría sumar no menos de 70 oros en un programa que tiene 378 pruebas con podios.

0000

Algunos miembros argentinos en Cochabamba con las mascotas Juki y Nuna.

Hoy (sábado 26 de mayo) comienzan las actividades en Cochabamba para los XI Juegos Sudamericanos, que serán oficialmente inaugurados en una ceremonia por la noche, en el Estadio Félix Capriles. Argentina llega a Bolivia con una preparación despareja y sin un norte preciso a estos Juegos que fueron otorgados a la capital de la provincia de Cercado unos u$s 270 millones de dólares provistos desde las arcas oficiales con los que se terminaron –a las apuradas tras la amenaza de que Bolivia volviera a perder la sede como le ocurrió a La Paz en 2002–14 nuevos recintos deportivos, las reformas de otros 18 escenarios y la construcción de dos complejos habitacionales para albergar a los más de 4.000 competidores de las 14 naciones que integran Odesur para participar de las 378 pruebas divididas en 48 disciplinas (ver link).

Desde la primera edición de estos juegos del Cono Sur, por coincidencia en La Paz, en 1978, Argentina fue la fuerza dominante ante el desgano con el que históricamente tomó Brasil esta competencia. De hecho, nuestros representantes dominaron el medallero total en cinco Juegos al hilo: La Paz 1978, Rosario 1982, Santiago 1986, Lima 1990, Valencia 1994 y Cuenca 1998. Recién cuando Brasil fue anfitrión, en 2002, se quebró esa hegemonía, recuperada temporalmente en Buenos Aires 2006. En las últimas dos ediciones (Medellín 2010 y Santiago 2014) Argentina quedó detrás de Brasil, Colombia y Venezuela en el total de oros, aunque en la capital trasandina superó a los vinotinto en la cantidad de podios.

Argentina ha movilizado a Cochabamba un equipo de 535 competidores preparado de manera bastante precaria en tanto el 50% de ellos no cuenta con becas del Enard para sus preparación de base (ver link). Además, la falta de uniformidad en los intereses dirigenciales (desde el COA consideran a estos Juegos estratégicos como base del macrociclo olímpico mientras que en el Enard no le ven mayor valor competitivo), hizo que escasearan los recursos y la adaptación a la altura debiera ser sustentada por los deportistas o sus federaciones en una práctica que parecía haber sido desterrada desde la puesta en funciones del ente que preside Gerardo Werthein en 2010.

La nuestra será la segunda delegación en Cochabamba, detrás del local Bolivia (733), muy por delante de Colombia (459), Chile (448), Perú (437) y Venezuela (398), mientras que Brasil –la máxima potencia regional– volvió a restarle valor a esta justa y movilizará unos 300 atletas, quienes se enfocarán en los 17 deportes que otorgan lugares en los Juegos Panamericanos de Lima 2017.

003

Los deportes que otorgan plaza en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Así las cosas, qué puede esperarse de la actuación nacional. Teniendo en cuenta la posible defección brasileña –difícilmente pueda repetir los 110 oros y los 255 podios de Santiago 2014-, en las estimaciones oficiales, Argentina parecería tener asegurado un lugar en el podio de la región. La idea de base es, al menos, aprovechar la baja verdeamarela e igualar las 45 doradas conseguidas hace una olimpiada en Chile. Para asegurarse un triunfo global habría que llegar a 90 victorias, algo que parece estar más al alcance de Colombia y Venezuela en ese orden. De hecho, en las oficinas del Enard, el balance de los expertos en planificación serían positivos en caso de conseguir un mínimo de 70 triunfos.

Las máximas expectativas llegan desde el agua ya que, entre remo, yachting y, en menor medida, canotaje, debería llegar entre 12 y 15 oros. Atletismo, con uno de los equipos individuales más voluminosos, podría entregar –al menos– otra media docena de doradas. Pelota y tiro son otras de las disciplinas que auguran no menos de un trío de victorias, lo mismo que el racquetball gracias a las bolivianas nacionalizadas Natalia Méndez y María José Vargas. En el debe están la natación (con un magro equipo que augura sequía en un deporte con 34 competencias), pesas (sin candidatos al escalón más alto del podio en las 18 competencias) y lucha (sin chances de oro en ninguna de las 16 divisiones).

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s